Las mujeres que han transformado la vida política en Sinaloa

La ONU reconoce al 8 de Marzo como el Día Internacional de la Mujer. Se conmemora la histórica lucha de las mujeres que han logrado obtener derechos y ampliarlos, buscando igualdad de condiciones a los varones en temas laborales, de percepción de ingresos, así como el reconocimiento de ciudadanía pues hasta hace poco se les negaba votar y aún menos tenían el derecho a ser votadas.

Es por todos conocidos que hay muchísimos temas pendientes para seguir alzando la voz. Sin embargo, esta columna la dedico a la esfera pública y a lo mucho que se ha avanzado con decenas de guerreras que pusieron el ejemplo, concretaron avances y cimentaron las bases para la lucha de las siguientes generaciones. Todas ellas serán sinaloenses y de antemano sostengo que son pocas las mencionadas frente al ejército que ha luchado incansablemente.

Ya con el derecho para votar alcanzado en el país, aún pasaron décadas para que una mujer se atreviera a competir por un distrito de mayoría, por lo que en los primeros años eran la primera línea de combate para defender la democracia, más que aspirar a estar en posiciones de poder. En esa lucha, destacan mujeres como Alicia Franco, Esther Ortiz, Luz Rojo, Carmen Iturrios, y, por supuesto, Leticia Carrillo(+), entre otras.
Ellas acompañaron a sus esposos y no titubearon en colocarse frente a la autoridad y combatir por la justicia.

En su lucha, fueron ejemplo de tesón, energía, humildad y una inquebrantable voluntad que utilizaban para combatir al Sistema Priísta de antaño, el cuál era ignominioso y no se tentaba el corazón cuando de reprimir se trataba. Sus andanzas datan de los 70s hasta los 2000, incluso aún en nuestros tiempos siguen participando.
Ellas inspiraron a otras que finalmente se atrevieron a ser candidatas, como lo son Meché Murillo, símbolo de la constancia, entrega y devoción por el prójimo.

Fue de las primeras mujeres que tuvieron reales oportunidades de ganar ante un ambiente dominado por hombres. Así mismo, tímidamente, pero ya comenzaban a figurar mujeres en el ámbito legislativo, abriendo brecha Patricia Bueno, Catalina Frank y María Serrano. Sus luchas fueron muchas veces testimoniales ante el aparato del gobierno, pero enérgicas siempre y bien argumentadas en lo que promovían.

Notarán que, hasta el momento, todas ellas emanadas del Partido Acción Nacional. No quiere decir que no hubiera mujeres talentosas en otras fuerzas políticas, sino que se sumaban a la voz mayoritaria del gobernante en turno, minimizando su participación en lo posible. Así mismo, es la razón por la que no incluyo a ninguna de las esposas de los presidentes municipales y gobernadores.

Pero el tiempo pasó y sí se gestó una generación de hábiles mujeres que dominaron la tribuna y no hicieron sus participaciones piezas decorativas, sino que promovieron cambios y avances serios en el tema de las mujeres. Destaco a Yudit del Rincón(+), quien hizo público muchos abusos por parte de personajes en el poder, además de ser una férrea defensora de la mujer en los espacios públicos, justamente porque para ella fue siempre difícil ser la única en una mesa dominada por hombres.

Están también las jovenes Laura Galván y Tania Morgan, del PAN, pero se agregan muchas de las más hábiles oradoras que
jamás haya escuchado, emanando de todos los colores del espectro político. Ellas son Imelda Castro, Sandra Lara, Diva Gastélum y Rosa Millán. Todas legisladoras con un tacto social impresionante, enarbolando causas sociales auténticas y demostrando por qué el criterio de las mujeres era de suma utilidad para tener leyes mucho más completas e incluyentes.

Hoy por hoy tenemos a defensoras de los derechos de las mujeres que han sudado y representan a sectores amplios de mujeres que defienden. Personalmente podré tener diferentes visiones acerca de las políticas públicas que deben promoverse, pero admiro y respeto mucho a Eunice Aguirre, Korina Cervantes, Almendra Negrete y Viviana Santana. Todas teniendo claridad en sus ideas: Aborto legal y gratuito y fin a los feminicidios. Particularmente con el aborto, creo que no es por ahí, pero con cada una de ellas puede dialogarse y tener acalorados debates, basados en datos reales y percepciones que deben siempre atenderse.

Por último, menciono a Vanessa Sánchez, que más allá de su filiación partidista, es símbolo y representa los esfuerzos que pueden hacerse para hacer equipo entorno a la igualdad que merecen las mujeres en la sociedad. Escenario que pisa es también un escenario en el que alza la voz ante alguna injusticia palpable y no se guarda absolutamente nada cuando se trata de velar por el acceso de las mujeres a la participación política.

No son todas las que hay, pero son sin dudas una muestra de poder femenino ante tantos temas pendientes. Mientras la igualdad no llegue, que el rugido de todas ellas siga sonando fuerte y poniendo en su lugar el abuso y el desdén de una sociedad que se resiste a brindar las mismas oportunidades. Muy pronto, ¿por qué no? Alguna de ellas podrá llegar a dirigir nuestro municipio, estado y país. Debemos respaldarlas.

Redes sociales:
Correo electrónico: ​fernandogb91@gmail.com Facebook: Fernando Gómez Bórquez
Twitter: @fgborquez
Instagram: Fgborquez

Artículos relacionados

Compartir Artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on tumblr