La importancia de tener Gobernador y Alcaldes

El Presidente de la República es la figura política que más atrae las miradas cuando de resolver problemas se trata. A veces, hasta creemos que tiene pleno conocimiento de todas las problemáticas nacionales cuál si fuera una deidad.

Sin embargo, se nos olvida que hay dos puestos políticos que tienen relevancia determinante para la sociedad. Ellos son los alcaldes y el gobernador de una entidad. Ambas, son figuras que la Constitución define como parte de la sociedad mexicana con auténtico respaldo para gobernar las limitaciones geográficas de los municipios o los estados.

En el caso de Sinaloa, tenemos 18 Alcaldías y un gobernador que se disputará en el 2021. Por tal razón, adquiere importancia recordar que no son simplemente puestos decorativos que se le debe otorgar a un Partido por simpatizar o no con el Presidente de la República. Lo que tenemos que recordar es para qué sirve un Presidente Municipal y un Gobernador y, en función de ello, tomar la decisión de por quién votar.

Iniciando con los Alcaldes, basta recordar que son justamente los municipios la unidad básica de administración de nuestro país. Estas delimitaciones ayudan a entender los mini contextos en los cuáles se desenvuelven las personas que ahí viven. Si intentamos tomar decisiones pensando que todo Sinaloa es turístico, sería un error, pues todos sabemos que Mazatlán tiene la gran mayoría de las visitas nacionales e internacionales. Si pensamos en la pobreza, hay que retomar el tema desde la perspectiva que da el saber que Badiraguato tiene una miseria distinta a las de las colonias marginadas de Culiacán.

Además, aún teniendo dos municipios serranos o costeros o con cualquier similitud aparente, la cultura con la que crecieron hace que cualquier solución tenga que adaptarse ante esa realidad.

Por tal motivo es que los Presidentes Municipales tienen una misión particular al tener ese sentimiento claro de qué está padeciendo su gente. Una vez determinado esto, el Alcalde tiene que determinar qué proyectos puede presentar para solucionar necesidades específicas a la mayor cantidad de población posible, mínimamente para que detonen una dinámica aún más rica de vida y con respeto a las distintas expresiones locales. Por esa razón es que se dice que los municipios son autónomos, ya que consideran la problemática y sus soluciones de la manera más focalizada posible.

En el caso del Gobernador, no es tan sencillo como decir que es el líder de una serie de municipios. Es de sentido común que un Presidente Municipal le va mejor si hace equipo con su gobernador, pero no porque sea su jefe, sino como un real esfuerzo de quien despacha en el Palacio de Gobierno del Estado de Sinaloa de plantear soluciones integrales a las necesidades de la gente en los 18 municipios, con miras de formar parte de un proyecto nacional y que en esa dinámica de ganar-ganar, el gobernador defienda ante la Federación la identidad e intereses de quienes vivimos en Sinaloa.

Algunos dicen que Sinaloa es nuestra Patria chica, y tienen toda la razón. Un Gobernador tiene que tener en sus preocupaciones lo mismo a los mineros del Rosario y Cosalá, que a los grandes hoteleros mazatlecos o pequeños puestos de venta de mariscos en las playas de Ahome y Guasave. También debe encontrar la manera para que los productos que se siembran en la Región del Évora, el Valle de Culiacán y San Lorenzo, así como en las cercanías de los 11 ríos sepan a dónde dirigirse como parte de un esfuerzo para que México exporte más a todo el mundo. También le debe generar inquietud que haya zonas pesqueras como en la Reforma, Angostura, y en Escuinapa, entre otros, que a veces no tengan ni para el diesel porque el Gobierno Federal les quitó el apoyo que recibían y están viendo vulnerada su manera de subsistir.

Es, en los hechos, una obligación del Gobernador el sentarse con el Presidente a aterrizar soluciones para la integridad de Sinaloa, incluso a debatir sobre cómo orientar mejor el presupuesto federal y que ello detone en proyectos que mejoren la calidad de vida de los sinaloenses. Es una relación de respeto, aún con las diferencias, son los ciudadanos los que ganan. Algo que debe evitarse es que simplemente se agache la cabeza a no alzar la voz con el Gabinete o con el propio Presidente, aceptando que el dinero que aportamos no regrese, o que los problemas de los grupos sociales locales se tengan que aguantar para intentar solucionar problemáticas alejadas de la realidad de nuestro estado.

Yo no sé si ya tengan algún favorito para la elección de su Alcalde o Gobernador para el 2021. Lo que sí tengo claro es que los más aprontados están más preocupados en quedar bien con el Presidente o atacarlo de la manera más certera posible. Eso no ayuda. Tengo la impresión que hace falta un personaje que sepa hacer equipo, entienda la pluralidad, que no se pierda en el discurso hostil del Presidente, eso a mí me gusta pensar que ayudaría a que Sinaloa le vaya mejor.

Redes sociales:

Instagram: fgborquez

Twitter: @fgborquez

Facebook: fb.com/fergborquez

Correo electrónico: fernandogb91@gmail.com

Artículos relacionados

Compartir Artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on tumblr